Ansiedad, Ataque de pánico, Depresión, Estrés, Psicología

¿Cómo identificar un ataque de pánico?

ataque-de-panico

Es posible que una persona haya tenido un ataque de pánico sin tener idea lo que le ha pasado. Con frecuencia, las personas que han tenido ataques de pánico asisten a la emergencia de un centro médico dado el malestar que se les presenta pensando que tienen problemas cardíacos. Igualmente suelen asistir con un internista o con médico cardiólogo, para revisar su condición de salud. Sin embargo, cuando lo que la persona tiene no se relaciona con una base física, el médico cardiólogo puede llegar a decirle que “su corazón está perfecto” y que debe ir al psicólogo o con un psiquiatra porque lo que tiene es “ansiedad o estrés”, y es allí cuando la persona no entiende cómo los síntomas que son tan intensos y le hacen sentir tanto malestar se relacionan con “problemas psicológicos o emocionales”.

Un ataque de pánico, es la aparición repentina de un miedo intenso o de un malestar intenso que alcanza su máxima expresión en minutos y que viene acompañada de cuatro o más de los siguientes síntomas:

  1. Palpitaciones, golpeteo del corazón o aceleración de la frecuencia cardiaca.
  2. Sudoración.
  3. Temblor o sacudidas.
  4. Sensación de dificultad para respirar o de asfixia.
  5. Sensación de ahogo.
  6. Dolor o molestias en el tórax.
  7. Náuseas o malestar abdominal.
  8. Sensación de mareo, inestabilidad, aturdimiento o desmayo.
  9. Escalofríos o sensación de calor.
  10. Sensación de entumecimiento o de hormigueo (llamado parestesias).
  11. Sensación de que lo que te está sucediendo es como si fuera irreal o como si te separaras de ti, viendo las cosas en forma un poco distorsionadas.
  12. Miedo a perder el control o de “volverse loco.”
  13. Miedo a morir.

Como ves, los síntomas de los ataques de pánico generan mucho malestar y pueden ocurrir en cualquier momento. Puede ser que identifiques que el ataque de pánico está asociado a la ansiedad cuando sientes que estás muy “estresado”, “nervioso”, “angustiado” y no puedes contenerte o en cualquier otro momento incluso en reposo o dormido. Las personas que padecen depresión y presentan síntomas ansiosos también pueden presentar ataques de pánico.

Es normal asustarse mucho luego del ataque de pánico, ya que los síntomas son tan intensos que la persona puede llegar a pensar que se está volviendo loca o se va a morir, y en algunos casos, las personas desarrollan miedo elevado frente a la repetición del ataque de pánico, presentando entonces lo que se conoce como “miedo al miedo”. Esto ocurre porque la persona no quiere sentirte nuevamente así, y tiene “miedo” de que le suceda la situación de “miedo intenso” manteniéndose a la expectativa de un nuevo ataque de pánico, por lo que usualmente busca protección evitando situaciones que se los puedan detonar.

Esta conducta de evitación frente a lo que puede generarle el ataque de pánico, lleva a que la persona se inhiba de afrontar lo que le pasa, entrando en un “círculo vicioso” en el que refuerza la idea que “no puede afrontar la situación”, pero “no sabe realmente si puede afrontarla porque la evita”, llevando en ocasiones a la persona a sentirse “incapacitado”. Por ejemplo, no sale de la casa y no se queda solo, porque siente miedo a tener un ataque de pánico y está convencido que no puede manejarlo, pero no sabe si puede manejar la situación porque no se queda solo ni sale de la casa.

Cuando ocurren en forma frecuente, limitan significativamente la vida de las personas al punto que pueden dejar de salir de su casa, por temor a quedarse solos o que le suceda algo y no contar con alguien que le pueda ayudar.

Es importante entender qué dispara los ataques de pánico y el contexto en el que vive la persona en ese momento en el que le ocurren, de manera que pueda gestionar mejores estrategias de afrontamiento ante la situación que vive y regular la ansiedad de manera más efectiva.  

Y tú, ¿has tenido ataques de pánico? Cuéntame tu experiencia.

Si necesitas orientación, ¡Hablemos!

Lcda. Nancy Marchán

author-avatar

Acerca de Nancy Marchan

Licenciada en Psicología egresada de la Universidad Catótica Andrés Bello, con experiencia laboral en el área de Seguridad Industrial y Salud en el Trabajo y formación en el área de Psicología Ocupacional.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *